QUÉ ES LA  CONTAMINACIÓN LUMÍNICA

 

El mal diseño de las luminarias y el exceso de iluminación de exteriores envía la luz directamente al cielo en  lugar de ser utilizada para iluminar el suelo.

La contaminación lumínica  es la introducción por innecesaria de luz artificial en el medio ambiente, y se debe a la emisión de luz en intensidades, direcciones y colores inadecuados; afectando particularmente el brillo natural de cielo, los espacios naturales y paisajes sensibles, la flora, la fauna y a la salud de las personas.

 

Durante los últimos 100 años, el cielo nocturno se ha degradado vertiginosamente debido al aumento indiscriminado e irracional de la iluminación en ciudades y poblados. Revertir esta degradación no requiere tener ciudades poco iluminadas, sino ciudades bien iluminadas.

 

La idea de que "más luz es mejor", es errónea. Iluminar en exceso, con potencias innecesarias y luminarias mal diseñadas, además de malgastar energía, causa serios perjuicios al cielo, al medio ambiente y a las personas, alterando el delicado equilibrio ecológico de la noche. Ejemplos de fuentes altamente contaminantes se pueden encontrar en los sistemas de alumbrado público, carteles publicitarios, estadios y centros deportivos, grandes centros industriales y mineros, escaparates e iluminación de centros comerciales, y en en menor medida pero no menos importante, la mala iluminación exterior de residencias privadas.

 

 

El resplandor de las ciudades se puede ver a muchos kilómetros de distancia

La contaminación lumínica  provoca dos tipos de impactos: uno global y otro local.

el Impacto Global es el que produce la luz que se emite hacia la atmósfera y que rebotando en las moléculas y partículas en suspensión se dispersa sobre grandes distancias, generando en el cielo enormes halos luminosos, detectables incluso a cientos de kilómetros de las fuentes contaminantes.

Este tipo de Contaminación Lumínica es la que hace desaparecer la oscuridad del cielo en amplias extensiones de territorio, afecta el medio ambiente, los ecosistemas, y hace desaparecer la oscuridad de la noche tal como la conocieron nuestros antepasados, dificultando la observación de los astros.  

 

La pérdida de la noche está vinculada al ritmo de vida moderno, pero al perder los cielos oscuros perdemos algo sustancial para los seres humanos, perdemos nuestra conexión con la fascinantes maravillas del universo. 

 

El Impacto Local se produce cuando se iluminan directamente superficies, objetos o sujetos que no es necesario iluminar, o se hace incorrectamente, usando intensidades y colores inadecuados. Estos impactos locales suceden en las cercanías de los puntos de iluminación, e incluyen el deslumbramiento o encandilamiento, la intrusión lumínica hacia el interior de los hogares y otros espacios, y la iluminación excesiva.

 

 

Normalmente en las ciudades y centros urbanos la iluminación exterior es ineficiente, extremadamente brillante, y con la masificación de la tecnología LED, se ha tornado altamente contaminante.